Google+ El Malpensante

Artículo

(Pausa)

(Un tributo a John Cage con prismas de Samuel Beckett)

¿Es posible un concierto en silencio? ¿Una puesta en escena de nada? Un teólogo reflexiona sobre los supuestos vacíos
y ausencias en las obras del músico norteamericano y el dramaturgo irlandés. Un tras bambalinas ensordecedor acompañado de las pinturas de uno y los mamarrachos del otro.

9 Stones 2 (1989). Fuera de los escenarios, John Cage destacó por su obra plástica, aunque alegaba no ser pintor.


¿Te has fijado en los semblantes de contrabajistas y violinistas cuando dejan de tocar sus instrumentos para darles paso a las trompetas o al piano? ¿Alcanzas a notar cierto cansancio, alguna tristeza en sus cabezas ladeadas, o por el contrario notas que sus rictus solemnes no son sino disimulo? Con idéntica languidez sacuden los hombros y enderezan la postura del cuerpo entero, justo antes de empuñar los arcos y de afirmar los instrumentos –contra la mejilla o el tronco– dispuestos a hacerlos sonar de nuevo.

Ese silencio de unos mientras se oyen armonías de otros es el más pleno de todos. Similar al del aficionado que intenta observar sin hacer comentarios un encuentro futbolístico, confundido entre una multitud vociferante. El silencio que solo pueden brindar los dedos inquietos del maestro de ceremonias, en apariencia, calmado; el de la cantante de swing que observa, arrobada, a su pianista invitado durante la ejecución de un solo.

¿Recuerdas tus visitas al hospital psiquiátrico fundado en las afueras de la ciudad?

Solías presentar filmes a los internos tranquilos. Un día les llevaste la versión de Esperando a Godot realizada por la bbc, al parecer en medio de un desolado desierto, quizá como un acto de reconocimiento de la más precisa voluntad del autor. Una pieza para ver en vivo, que había sido filmada. Y la estabas exhibiendo ante el público adecuado: un conjunto de personajes que hubiera podido no solo interpretar, sino vivir las situaciones de cualquier obra escrita por Beckett.

Por más que intentaste no hubo forma de ponerle subtítulos en español a la pantalla. Una enfermera ansiosa manipulaba los botones del reproductor de video. Entre tanto, uno de los enfermos mentales miraba –sería mejor decir que estudiaba– los cables negros enchufados a las tomas de la pared blanca, sin tocarlos. Pacientes, enfermera, cierto médico que llegó después, y tú, todos se vieron obligados a observar la grabación de dos horas sin entender ni media palabra proferida por los actores. Algunos espectadores terminaron por quedarse dormidos...

Página 1 de 3

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Darío Rodríguez

(Duitama, boyacá, 1977). Estudió filosofía. Es escritor y colabora con Razón Pública y Cartel Urbano. Su más reciente libro es la compilación de relatos Esa es un poco la historia (Culturama, 2018). Lo puede encontrar en Twitter como @etinEspartaego.

Febrero de 2018
Edición No.193

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores