Las mentiras ajenas son igual de respetables que las propias.”

Publicado por Richard Scarpetta