Uno tiembla al saber que lo van a alimentar con final infeliz hasta que le salga por las orejas. Lo que la gente considera finales felices no son, por supuesto, finales. Los finales son infelices por naturaleza.”

Publicado por Tibor Fischer, Filosofía a mano armada.