Google+
El Malpensante

Blog

La odisea del espacio no convencional

A propósito de la obra Como gustéis, dirigida por Pawel Nowicki

 

Ramsés Ramos, Ana María Sánchez y Elkin Díaz actúan en Como gustéis

 

Todo parece indicar que los teatros convencionales son una especie en vías de extinción. O, por lo menos, son territorios de transformación profunda. Pensemos, para no ir más lejos, en los espacios teatrales colombianos de los últimos sesenta años. Existían, sí, y siguen existiendo, los llamados “teatros a la italiana”, en los que el público, en semicírculo, acomodado en jerárquicos palcos y plateas (los ricos abajo, los pobres arriba, en la galería, el gallinero o el paraíso, según las denominaciones al uso) miran los espectáculos separados por un foso, donde tradicionalmente se acomoda la orquesta en las representaciones operáticas (porque ni en las obras teatrales ni en las dancísticas de hoy, hay música en vivo más allá de la que interpretan sus propios actores). ¿Cuántas obras colombianas se ven en dichos escenarios? Esa reflexión podríamos tenerla en otro momento. Por lo pronto dejo una idea: cada vez menos, el teatro se representa en los teatros. Desde finales de la década del sesenta, las artes escénicas de vanguardia en Colombia, se refugiaron en viejas casas de barrios tradicionales de las grandes ciudades (Bogotá, Medellín, Cali), adaptadas para la ceremonia escénica, quizás emulando los ya legendarios espacios secretos del director polaco Jerzy Grotowski, primero en Opole y luego en Wrocklaw, donde los actores y el público cambiaban su distribución de acuerdo con las necesidades de la representación. Ahora, en el nuevo milenio, no sólo hay casas que se adaptan para el teatro, sino que hay bodegas, garajes, sótanos, ruinas, cementerios, mataderos, bares o prostíbulos, en los cuales suceden las experiencias escénicas del llamado teatro posdramático. Para completar el círculo, otro polaco, el director Pawel Nowicki, radicado en Bogotá desde hace más de cinco lustros, ha puesto en escena una curiosa experiencia, en otro de los llamados “espacios no convencionales”: una casa en el barrio Teusaquillo donde, no sólo se representa la obra Como gustéis, sino que allí, al final de la jornada, se retira a...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Sandro Romero Rey

Trabaja como profesor en la Facultad de Artes de la Universidad Distrital. En 2010 publicó 'El miedo a la oscuridad'.

Junio de 2014
Edición No.153

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Cartapacio


Por Orlando Echeverri Benedetti


Publicado en la edición

No. 203



Cada una de estas notas es el germen de un gran texto. El autor de esta bitácora, escarbador de profesión, las ofrece para otros curiosos que, como él, quisieran escribirlos. [...]

Gurreños


Por Diana Londoño


Publicado en la edición

No. 220



Un pueblo feo y orgulloso, que mira con desdén el turismo y sus falsas promesas.   [...]

Desmontando el eterno femenino


Por Gabriela Bustelo


Publicado en la edición

No. 217



Escritora extraordinaria y símbolo de empoderamiento, George Eliot logró desarmar los mecanismos de la literatura rosa para burlarse de ellos; de la forma en que la figura de la mujer er [...]

Lobo manso, cordero feroz


Por Juan Arias


Publicado en la edición

No. 215



Mucho tiempo después de haberse extinguido en Suiza, los lobos han reaparecido en el país al encontrar un camino desde Francia e Italia. ¿Cómo ha recibido esta sociedad que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores