Google+
El Malpensante

Artículo

Esperando a Cantinflas

Pocos personajes latinoamericanos son recordados con risas gracias a su humor, y no por resultar grotescos. Cantinflas es uno de ellos: colmó las pantallas de juegos de improvisación y retruécanos tan difíciles de entender como de olvidar, convirtiéndose en posible precursor del teatro del absurdo en tierras mexicanas.

Ilustración de Juan Gaviria

Fortino Mario Alfonso Moreno Reyes vino al mundo en el barrio Santa María La Redonda, de Ciudad de México, el sábado 12 de agosto de 1911, siendo el sexto hijo de una familia de doce hermanos. Una familia modesta –“humilde”, la llamaba el propio Cantinflas–, la cual, modesta y todo, viviendo más luego en el barrio de Tepito, quiso costearle la carrera de medicina. Lo sabemos por uno de sus poquísimos testimonios autobiográficos, donde cuenta que muy pronto abandonó la facultad para dedicarse a trabajar como humorista en las carpas y los teatros populares de la capital mexicana. Antes de eso, y según otras fuentes, hubo un intento fallido de entrar a Estados Unidos, se hizo boxeador para ganarse la vida y, a principios de 1928, se alistó en el ejército como soldado de infantería con estudios de mecanógrafo. Pero el 23 de mayo su padre solicitó su baja, demostrando que Mario tenía 16 años y no los 21 que había declarado falsamente a fin de que lo admitieran.

En las carpas, los pequeños y casi improvisados teatros populares de la ciudad –que no era la megalópolis en que se ha convertido–, Mario Moreno comenzó a destacar como humorista, hasta que se produjo su segundo nacimiento, ahora como Cantinflas. Al respecto hay dos etimologías que se disputan el honor de ese apodo. Una de ellas arguye que un espectador le había gritado: “¡Cuánto inflas!”, exasperado por uno de los monólogos que al final llegarían a ser su marca registrada. La otra es una variante, y el espectador le habría gritado: “¡En la cantina inflas!”, insinuando que el humorista estaba pasado de copas. Por su parte, el propio Cantinflas nos dejó narrado cómo fue que nació su personaje:

 Una vez sentí repentinamente “pánico escénico”. Momentáneamente Mario Moreno se quedó paralizado. Y, de pronto, Cantinflas se hizo cargo de la situación. Y comenzó a hablar, desesperadamente balbuceó palabras y más palabras. Palabras y frases sin sentido. Tonterías. ¡Cualquier cosa para defenderse de los ataques y salir de aquella bochornosa situación! Los espectadores se quedaron silenciosos, aturdidos, sin poder entender sus palabras. Luego empezaron a re&i...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Manuela Castillo Jaramillo

Esclarecedor artículo sobre Cantinflas, y que comparto.

Maria Alejandra Leiva Muñoz

Muy bueno el articulo, lástima que no este disponible para todo el publico, seria una buena manera de ilustrar a la ciudadania.

Su comentario

R Bada

Escritor y radiodifusor. Escribe para el diario El Espectador

Marzo 2018
Edición No.194

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Mafia ecológica


Por Flavita Banana


Publicado en la edición

No. 203



. [...]

Metal, Viscoso animal


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 204



Los habitantes de un pueblo en el Nordeste antioqueño insisten en que la explotación del oro con mercurio no es tan mala como la pintan, mientras las multinacionales ganan hectáre [...]

Argos y Ulises, perros viejos


Por Jorge Francisco Mestre


Publicado en la edición

No. 212



Ulises vuelve a casa después de veinte años de andar vagando, y su perro, que es menos callejero, es el primero en reconocerlo. ¿Cuántos años tendría el can a [...]

Pólvora


Por Harold Muñoz


Publicado en la edición

No. 208



Un cuento. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores